Trabajar en la Nube o Cloud Computing es la nueva tendencia para las empresas que ya han iniciado su transformación digital, pero no es un concepto nuevo para la mayoría de nosotros. El uso del correo electrónico, el almacenamiento de nuestras fotos en la nube o la interacción en las redes sociales son solo algunos de los ejemplos más comunes de realización de procesos en la nube. Pero, ¿en qué se basa realmente?

Trabajar en la nube consiste en comunicar, organizar, compartir, almacenar y encontrar la información a través de un servidor virtual, es decir, a través de Internet. O, dicho de otra manera, trabajar con programas y aplicaciones no instaladas en nuestro ordenador o que almacenan archivos o datos que necesitamos para trabajar en servidores externos. En cuanto a tu empresa, la computación en la nube consiste en procesar y almacenar todos los datos e información de tu compañía en internet.

Beneficios de trabajar en la nube

Existen muchas ventajas a la hora de trabajar en la nube. Algunas de las más interesantes son:

  1. Mejora de la comunicación interna y externa. Agiliza el intercambio de información entre los empleados de tu compañía y también el feedback con los clientes, proveedores y colaboradores.
  2. Flexibilidad y movilidad. La nube permite que los trabajadores de tu compañía puedan trabajar desde cualquier lugar y acceder a los documentos en cualquier momento. Simplemente necesitan un dispositivo con conexión a Internet. Esta ventaja potencia también el teletrabajo y permite la flexibilidad horaria de los empleados, lo que suele conllevar una mejora en su motivación y productividad final.
  3. Reducción de costes. Podrás reducir los gastos totales,  gastos en instalaciones, equipos o licencias. La inversión inicial es prácticamente nula y pagarás solo por lo que utilices. Los proveedores de la herramienta se encargan de mantener el sistema actualizado, no tendremos que preocuparnos del mantenimiento, las actualizaciones o las copias de seguridad. Además, gracias al cloud computing puedes “alquilar” solo los programas o herramientas que necesitas por el tiempo que las necesites.
  4. Sincronización. Tus datos estarán siempre sincronizados y podrás acceder a todos tus documentos desde distintos dispositivos. Podrás trabajar desde tu ordenador, tablet o incluso tu teléfono móvil.
  5. Seguridad. El Cloud Computing permite un mayor grado de seguridad ya que podrás dar acceso a la información a quien tú decidas y las diferentes aplicaciones incluyen servicios automáticos de copias de seguridad y de recuperación de la información y backup.

Requisitos para implementar esta herramienta

La eficacia de esta táctica de digitalización está más que demostrada en el seno empresarial. Por eso, ha pasado de ser una moda a algo imprescindible para aquellos que pretendan no solo obtener una ventaja competitiva, sino también evitar quedarse en situación de desventaja frente a sus competidores. Pero antes de lanzarte al trabajo en la nube debes llevar a cabo los siguientes pasos:

  • Conocimiento profundo de la herramienta. Debes conocer la aplicación y sus funcionalidades para poder gestionar correctamente tu empresa y poder asesorar a tus trabajadores.
  • Formación del personal. Es imprescindible que todos tus empleados conozcan las herramientas y puedan realizar su trabajo con soltura. Ten en cuenta que trabajar en la nube es sencillo e intuitivo, no son necesarios largos tutoriales ni grandes formaciones. Simplemente se trata de acceder, aprender una serie de utilidades muy sencillas y comenzar a trabajar. Esto permite que la implementación de la nube en una empresa sea un proceso sencillo y sin costes excesivos.
  • Elección de una aplicación adecuada en función del tamaño de tu empresa y el sector, y que garantice la seguridad de tus documentos. Te recomendamos aplicaciones que permitan escalabilidad, y que si aumentan tus necesidades puedas ampliar tu plan sin problema.
  • Planificación y estrategia. Ten claros los objetivos que quieres conseguir con este cambio en tu empresa, analiza los resultados y establece metas en tu negocio.
  • Adecuada gestión de tus empleados. Utiliza las herramientas para controlar los tiempos de ejecución y niveles de productividad.

La nube puede parecer insegura y un lugar remoto, pero es un método totalmente fiable. Hay un modelo de nube que se ajusta a cada empresa y necesidad, sea grande o pequeña. ¡Y es que trabajar en la nube no es el futuro, sino el presente!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *